ÉL ESCAPÓ SÓLO DE UCRANIA…LLEGÓ A LA FRONTERA CON UN NÚMERO DE TELÉFONO ANOTADO EN SU MANO ÉL ESCAPÓ SÓLO DE UCRANIA…LLEGÓ A LA FRONTERA CON UN NÚMERO DE TELÉFONO ANOTADO EN SU MANO
El niño de 11 años llegó a la frontera con un número telefónico anotado en tinta en su mano y una bolsa de plástico... ÉL ESCAPÓ SÓLO DE UCRANIA…LLEGÓ A LA FRONTERA CON UN NÚMERO DE TELÉFONO ANOTADO EN SU MANO

El niño de 11 años llegó a la frontera con un número telefónico anotado en tinta en su mano y una bolsa de plástico con su pasaporte, reportó la policía de Eslovaquia.
Un niño ucraniano de 11 años cruzó solo la frontera con Eslovaquia. Solo llevaba con él una bolsa de plástico, su pasaporte y un número de teléfono escrito en tinta en su mano, informó este domingo la policía eslovaca.
La madre del menor lo metió en un tren rumbo a Eslovaquia porque ella se tenía que quedar a cuidar de su madre, quien tiene discapacidad y no se puede movilizar.
Un equipo de voluntarios atendió al niño que llegó abrigado, con una mochila en su espalda y una bolsa en sus manos. El pequeño llegó el sábado y los voluntarios le dieron de comer y beber.
“Llegó solo desde Zaporiyia (donde se encuentra la planta nuclear atacada por los rusos esta semana) porque sus padres se tuvieron que quedar en Ucrania”, declaró la portavoz de la policía, Denisa Bardyova, a la agencia AFP.
El ejército ruso ocupa desde el viernes la central nuclear de Zaporiyia, la más grande de Europa, donde -según las autoridades ucranianas- disparos de artillería provocaron un incendio, que fue apagado luego. El gobierno ruso, en cambio, niega haber causado el fuego.
“Estoy muy agradecida por que le hayan salvado la vida a mi hijo”, declaró este domingo la mujer, Yulia Pisetskaya, en un mensaje de video publicado en Facebook.
La policía de Eslovaquia publicó un mensaje en su cuenta Facebook en el que empieza diciendo: “Lágrimas en nuestros ojos… Este es el mayor héroe de anoche” y explica que el niño “se ganó el corazón de todos con su sonrisa, su valentía y su determinación”.
Varios voluntarios locales contactaron con unos familiares del menor en Eslovaquia, que vinieron a buscarlo y se lo llevaron a Brastislava, la capital.