LA ORQUESTA SINFONICA DE SLP DARÁ UN CONCIERTO VIRTUAL POR SU CANAL DE YOUTUBE LA ORQUESTA SINFONICA DE SLP DARÁ UN CONCIERTO VIRTUAL POR SU CANAL DE YOUTUBE
Como parte de su programación virtual #CulturaVivaEnCasa, la Secretaría de Cultura de San Luis Potosí presenta en concierto a la Orquesta Sinfónica de San... LA ORQUESTA SINFONICA DE SLP DARÁ UN CONCIERTO VIRTUAL POR SU CANAL DE YOUTUBE

Como parte de su programación virtual #CulturaVivaEnCasa, la Secretaría de Cultura de San Luis Potosí presenta en concierto a la Orquesta Sinfónica de San Luis Potosí, bajo la dirección del Mtro. José Miramontes Zapata, este viernes 20 de agosto a través de su canal de YouTube, programa que está integrado por dos actuaciones realizadas por la OSSLP el 18 de junio y 2 de julio, respectivamente, en el Teatro de la Paz.
Creada como la música incidental para una producción londinense de la obra del dramaturgo Maurice Maeterlinck “Pelléas et Mélisande” en 1898, Gabriel Fauré refleja profundamente en su suite los infinitos matices del sutil simbolismo que impregna la historia y sus personajes, y aunque es más conocida la pieza creada por Claude Debussy inspirada por esta misma obra, Fauré fue el primero en realizar la música incidental, la cual realizó en tan solo seis semanas. Su discípulo Charles Koechlin, orquestó las 17 partes que la integran y tras su estreno, Fauré reorquestó tres: el “Prélude”, “Fileuse” y “La mort de Mélisande”, para que se pudieran interpretar independientemente en concierto. Más tarde añadió “Sicilienne” (actualmente la parte más conocida de la Suite), que había sido escrita en 1893 para una música incidental destinada a ilustrar “El burgués gentil hombre”, de Molière (que no se llegó a terminar), y que en 1898 versionó para violoncello y piano con el Opus 78.
Luego podremos escuchar la pieza realizada por Ludwig van Beethoven con la premisa de que “la música debería encender el fuego en el alma de un hombre”: su Octava Sinfonía en Fa Mayor, Op. 93. Considerada la más vienesa sus sinfonías y cuya creación, según se cuenta, se remonta a 1812, cuando el Genio de Bonn asistió a una cena donde coincidió con su amigo Jahann Mälzell, quien era mecánico e inventor y le describió en esa velada el funcionamiento su entonces reciente creación: el cronómetro musical (que precedió al metrónomo). La historia relata que Beethoven improvisó esa noche un canon basado en el “ta ta ta” del instrumento de su amigo Mälzell, mismo que utilizó luego el músico para escribir el segundo movimiento de su Octava Sinfonía: Allegreto scherzando.
Una obra sin dedicatoria y con una duración de menos de 30 minutos, en su Octava Sinfonía, Beethoven construye el cuerpo de su obra con el breve motivo inicial de seis notas, que conformarán su tema principal, con un inteligente uso de giros dinámicos para cuestionar las funciones y expectativas fundamentales de cada movimiento y sus partes.