Deportes - 17/10/2019

En 2004, el Veracruz no se presentó a jugar y sentó un precedente que hoy lo sentencia

Los Tiburones enfrentan el riesgo de descender o ser desafiliados si no se presentan este viernes a su partido contra Tigres, aunque los Reglamentos son ambiguos.

Hace 15 años, un Veracruz líder del torneo con 35 puntos y favorito para ganar el título tomó la decisión de no jugar el último partido de la Fase Regular ante Jaguares y sentó un precedente que curiosamente hoy lo sentencia. Aquél equipo era propiedad del empresario Rafael Herrerías con jugadores como Cuauhtémoc Blanco y Kleber Boas. Molesta la directiva por unos cambios de calendario que se negó a hacer la Federación Mexicana de Futbol, el Veracruz no se presentó y solo perdieron tres puntos en la mesa porque el Reglamento así lo dictaba.

Era el Apertura 2004 y su decisión ya estaban clasificados a Liguilla, donde pronto fueron eliminados por Pumas en Cuartos de Final. De cualquier modo, ese episodio sirvió para que los dueños se inconformaran y pidieran sanciones más severas, mismas que hoy ponen en el panorama el descenso o la desafiliación para el equipo de Fidel Kuri.

Así lo recordó el entonces presidente del Monterrey, Jorge Urdiales, quien para este torneo fue buscado por Kuri para que se convirtiera en directivo del Veracruz, aunque finalmente no llegaron a un acuerdo. “A la siguiente junta (en ese 2004) solicitamos una sanción ejemplar que no se pudo dar en ese momento porque los Reglamentos no lo contemplaban y en la siguiente Asamblea se votó que quien incurriera en ese tipo de faltas, perdía la afiliación de la Liga y bajaba a la siguiente categoría”, recordó Urdiales. Ahora los jugadores del Veracruz advirtieron, con el presidente de la Asociación Mexicana de Futbolistas (AMFpro), Álvaro Ortiz, como intermediario, que no jugarán este viernes en casa contra Tigres. REGLAMENTOS CON DIFERENTES SANCIONES Si bien Kuri puede presentar un equipo con juveniles, en caso de que no haya ninguna versión del Veracruz este viernes en el Pirata Fuente, los Reglamentos contemplan una dura sanción. El Artículo 48, inciso B, del Reglamento de Competencia establece que una incomparecencia le costaría al club el descenso para la siguiente temporada, aunque en el mismo apartado aclara que la Comisión Disciplinaria podrá investigar para determinar si el equipo tuvo “causas justificadas” para no presentarse. Por otro lado, el Reglamento de Afiliación de la Liga MX menciona que un equipo que no se presente a una competencia o incumpla con sus obligaciones financieras quedaría desafiliado. Ambos casos están estipulados en el Artículo 66. Si el equipo desciende, podrá disputar el Ascenso MX el próximo torneo. Si es desafiliado dejaría de pertenecer a cualquier categoría del futbol mexicano. En ambos casos, los jugadores podrían contratarse con otro club. Tanto el presidente de la Federación Mexicana de Futbol, Yon de Luisa, como el titular de la Liga MX, Enrique Bonilla, han invitado de manera reiterada a que los jugadores demanden en la Comisión de Controversias de la FMF. Sin embargo, muchos futbolistas del Veracruz tienen acuerdos verbales que corresponden a la mayor parte de su sueldo, mientras que el resto, en una cantidad mucho menor, es la que marca el contrato que firmaron. Es por ello que no existen las demandas, documentos que a la Liga MX le servirían para desafiliar con documentos al Veracruz porque así podría comprobar la falta de pagos. Mientras tanto, la celebración del partido este viernes está en veremos, con el riesgo del descenso o la desafiliación, gracias al precedente que los propios Tiburones dejaron desde el 2004.

Compruebe También

RICARDO GALLARDO ENTREGA RECONOCIMIENTO “POTOSINA DEL AÑO, EDICIÓN 2024”

• En dos años el Gobierno del apoyo elimina la exclusión y el elitismo de la herencia mald…