Sin categoría - 01/04/2019

Equivocarse de casa y meterse a otra, le costó la vida a un hombre

 

La tragedia ocurrió a plena luz del día cuando el joven, quien se había mudado recientemente, no se orientaba en su edificio y confundió su departamento.

Hay un dicho que dice: “No hay borracho que trague lumbre”, el cual se refiere a que una persona, aunque esté en avanzado estado de ebriedad, no se haría daño … o se equivocaría de casa para meterse a otra.

Omarin Banks, de 19 años, se equivocó de casa lo cual le costó la vida.

Banks tocó la puerta de Dannyl Bynes, en Atlanta, y este le disparó.

De acuerdo con información de la cadena WSB-TV, la tragedia ocurrió a plena luz del día.

El joven se había mudado recientemente, no se orientaba bien en su edificio y confundió su departamento con el de Bynes.

De acuerdo a reportes, al haber tocado (la casa errónea) y entender que se había equivocado, emprendió la marcha a su departamento, no obstante, al dar unos pasos su vecino le disparó desde el balcón.

Según la novia del joven, quien estaba conversando con él por teléfono en ese tiempo, Banks sólo pudo decir:

“¡Discúlpeme! ¡He confundido las puertas!”. A lo que el hombre le contestó: “¡No, no has confundido las puertas!”. Momentos después hizo el disparo mortal.

A pesar de que la Policía ha calificado lo sucedido de asesinato, Bynes insiste en que fue un acto de legítima defensa.

“Soy padre inocente. Tengo cinco hijos. Estaba protegiendo a mi familia. Mi camioneta fue robada a principios de esta semana, sólo estaba tratando de proteger a mi familia”, dijo finalmente.

Compruebe También

Con estrategia de prevención y proximidad social de la SSPC de la Capital, baja la incidencia de delitos patrimoniales

  ● La Policía Municipal coadyuva en la reducción de robo en transporte público en un…